ADN Cloud

Innovación en la sociedad digital

Categorías
New Call-to-action

Tipos de encriptación en cloud computing

tipos de encriptacion
Tiempo de lectura: 4 minutos

Los tipos de encriptación son las diferentes maneras en las que podemos transmitir información digital de una ubicación a otra, de manera totalmente segura. En los tiempos que corren, la seguridad informática alcanza unos niveles de importancia extremos para el día a día de cualquier tipo de empresa o usuario particular. Dentro de este contexto el cloud computing ha avanzado de forma considerable a la hora de asegurar a los usuarios que todos sus archivos y datos estarán siempre seguros, algo que se consigue mediante los tipos de encriptación que ofrece esta tecnología.

¿Qué es la encriptación de datos?

Se define como encriptación de datos el proceso por el cual se aumenta la seguridad de información digital, representada tanto con un archivo como con un mensaje u otras formas de presentación. Dentro de este proceso, el contenido se protege bajo un sistema que se puede definir como de cifrado, codificado o encriptado, dado que todos los términos vienen a representar el mismo nivel de protección. Para conseguir esta seguridad se usa un algoritmo que evita que esta información o archivos puedan ser accedidos por personas externas que no dispongan de la contraseña específica de acceso. La información o las operaciones que se encriptan disponen de los mejores niveles de seguridad y son capaces de proteger operaciones de compra online, datos sensibles como el número de la tarjeta de crédito o la dirección de una persona.

¿Qué tipos de encriptación existen?

Para entender mejor los tipos de encriptación que se utilizan en el mundo del cloud computing hay que profundizar en tres casos específicos: simétrico, asimétrico y de cifrado híbrido.

Cifrado simétrico

Se trata de uno de los algoritmos más eficientes y de mayor rapidez en su uso, debido a que la clave que se utiliza para llevar a cabo la operación es la misma en ambos casos. Por lo tanto, se definirá una contraseña compleja, que no sea fácil de descubrir, pero esta se utilizará tanto para realizar el cifrado del archivo como para posteriormente realizar el descifrado. Uno de los casos concretos en los que este cifrado se utiliza es cuando la cantidad de datos va a estar representada por volúmenes amplios, lo que lleva a ahorrar tiempo y esfuerzo a la hora de definir contraseñas y de configurar el proceso de protección. Hay algoritmos muy respetados dentro de este tipo de cifrado, pero los más destacados son DES, IDEA y Blowfish.

Cifrado asimétrico

De unas características muy distintas es el cifrado asimétrico, que se desmarca del anterior modelo debido a que se utilizan dos claves distintas en el proceso de encriptación y desencriptado. Se utiliza generalmente con envíos de información de menor envergadura, como pueden ser correos electrónicos. En todos los casos se garantiza que la confidencialidad de la información es elevada, dado que al establecer dos contraseñas todo acaba estando protegido por duplicado. Una de las contraseñas es pública y la otra privada, reforzando así el proceso de encriptado y garantizando la seguridad. Para hacer uso del cifrado asimétrico los mejores algoritmos disponibles para ello son RSA, DSA y Diffie-Hellman.

Cifrado híbrido

Por último existe un tercer tipo que es el que saca más partido de cada una de las características naturales de los dos modelos previos, el asimétrico y el simétrico. La idea de este sistema de cifrado híbrido es unir lo mejor de cada lado y que así la fortaleza en la protección sea del doble, lo que deja unas sensaciones muy positivas por garantizar que la conexión siempre será segura. Para sacar partido a este tipo de encriptación en la nube se recomiendan dos métodos específicos: VPN (Virtual Private Network) y SSL (Secure Socket Layer). En el caso de la primera, se trata de una red virtual de tipo privado que sigue las bases de las redes LAN, pero situándose en Internet para tener un alcance mayor. Los protocolos que utiliza incluyen PPTP, SSL, L2TP o IPSec, entre otros. Por su lado, SSL es el protocolo que garantiza la seguridad de las páginas web y de las comunicaciones que se realizan por la red por medio de una serie de certificados de seguridad.

Conclusión

Los distintos tipos de encriptación tienen la ventaja de garantizar la seguridad de la información, de la transmisión de archivos, de las comunicaciones y de cualquier operación similar que se realice por la red. Se llega a garantizar la protección de archivos y documentos, pero también de datos personales y de los propios equipos de los usuarios, aumentando así la satisfacción en el día a día en Internet.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.