Optimizar recursos es sinónimo de aprovechar al máximo la tecnología y capacidades disponibles del negocio, evitando el desperdicio e impulsando el ajuste con las necesidades reales de la empresa.