• Flock of wintering Barnacle Goose(branta leucopsis)in wadden Sea,East Frisia,lower saxony,Germany

#ADNCLOUD

Innovación en la sociedad digital

Categorías

Servidor privado o servidor dedicado: cómo elegir

servidor privado
Tiempo de lectura: 5 minutos

Seguridad, accesibilidad y usabilidad son tres de las consideraciones que las empresas tienen en cuenta en lo que respecta a la elección de servidores. Con el objetivo de asegurarse de que sus recursos y la información de sus clientes estén seguros y sean fáciles de administrar y obtener; la duda que surge es si optar por un servidor privado o uno dedicado.

New Call-to-action

¿Qué es un servidor privado virtual?

Un servidor privado virtual (también conocido como VPS) es una máquina virtual que se ubica dentro de una máquina física. Lo que, a primera vista podría parecer que está dedicado plenamente a la empresa se trata, en realidad, de un hardware que se comparte entre varias empresas o sitios web, y que es capaz de alimentar el propio software a la vez que se ocupa de ofrecer alimentación al software de otros.

¿Cuáles son los beneficios de un VPS?

Existen muchos beneficios asociados a la decisión de tener un servidor privado virtual para el negocio, como los relacionados con:

  1. Coste menor que el de contar con un servidor dedicado, también cuando la empresa tiene múltiples dominios, ya que se puede usar un VPS para todos, en lugar de pagar por varios servidores.
  2. Más control que el que se disfrutaría con el alojamiento compartido.
  3. Escalabilidad, perfecto para no tener que hacer frente al coste que supone tener que pagar por recursos que aún no se necesitan.
  4. Personalización, una opción que permite a cada negocio obtener exactamente lo que quiere y necesita, y nada más.
  5. Eficiencia y sostenibilidad. El optar por un servidor privado implica ser más responsable con el aprovechamiento de los recursos y respetuoso con el medio ambiente. Se utilizan los recursos de manera más eficiente, también en términos de energía.

Por supuesto, todo viene con sus pros y sus contras, y lo mismo sucede con el servidor privado virtual, que presenta inconvenientes como:

  • Problemas de espacio. Puede suceder que el espacio asignado disminuya debido a que otros utilicen demasiado espacio.
  • Menor rendimiento. Compartir un servidor con otros puede plantear problemas de energía para ejecutar todo a la vez, por lo que el servidor privado no se recomienda a empresas que ejecutan aplicaciones con grandes requisitos de recursos a diario.
  • Limitaciones al tiempo de actividad, que surgen porque los VPS requieren de mantenimiento y actualizaciones más frecuentes, lo que ocasiona su caída de vez en cuando.

Por lo tanto, los servidores privados virtuales son perfectos para las empresas que buscan un servidor asequible que no solo sea respetuoso con el medio ambiente, sino que le brinde un control total y sea escalable. También son una buena opción para los negocios que tienen varios dominios y desean personalizar completamente su servidor.

No resultan aconsejables para las grandes empresas o las empresas que utilizan muchos recursos, que podrían encontrarse más frecuentemente con sus desventajas.

 ¿Qué es un servidor dedicado?

Un servidor dedicado, a diferencia de un servidor privado virtual, es una sola computadora dedicada a un solo cliente o tarea y administrada por la empresa proveedora. La propiedad del servidor es de la empresa cliente, por lo que no se ve afectada por otras que usen el mismo centro de datos.

Los servidores dedicados están especialmente diseñados para ofrecer la cobertura necesaria a los negocios que tienen mucho tráfico, usan aplicaciones intensivas y/o suelen presentar un consumo de recursos elevado.

Hay que tener en cuenta que, en el coste del servidor dedicado se incluye también el precio del alquiler de la computadora que se utiliza y el trabajo necesario para mantener el servidor en funcionamiento y actualizado.

 ¿Cuáles son las ventajas de un servidor dedicado?

Entre los beneficios de este tipo de servidor destacan los siguientes:

  1. Se trata de una opción que garantiza la velocidad, tanto para los usuarios de negocio, como para los clientes de la empresa. Este atributo resulta esencial para los comercios electrónicos, por ejemplo.
  2. No tener que compartir la computadora con otros significa que toda la potencia de procesamiento ofrecida puede aprovecharse exclusivamente por la empresa.
  3. El almacenamiento tiene lugar en grandes centros de datos, con garantía de seguridad.
  4. El soporte es mucho más fácil y rápido que en un servidor privado.

Se trata de importantes ventajas que tienen la contrapartida del precio, normalmente más elevado que en el VPS (aun así, vale la pena si es lo que necesita el negocio), el desaprovechamiento de recursos (puesto que rara vez se emplea toda la capacidad que se contrata) y el hecho de que, si no se elige un paquete administrado, es posible que tenga que contratarse a un experto para mantener el servidor en funcionamiento.  

Un servidor dedicado es perfecto para una empresa más grande, además de ser más confiable y rápido. Tal vez no sea la mejor opción para las pequeñas empresas, ya que el coste es más elevado que en el servidor privado, pero no cabe duda de que es una opción a considerar cuando el negocio crece.

Créditos fotográficos: Steve Byland

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.