• Flock of wintering Barnacle Goose(branta leucopsis)in wadden Sea,East Frisia,lower saxony,Germany

#ADNCLOUD

Innovación en la sociedad digital

Categorías

Seguridad informática en las empresas: el punto de partida

seguridad informatica en las empresas
Tiempo de lectura: 6 minutos

El punto de partida para elevar la seguridad informática en la empresa es entender qué es el cibercrimen, conocer qué tipos de amenazas existen para las empresas, qué podría suponer un riesgo para el negocio y qué habría que proteger, así como averiguar la manera más efectiva de blindar los activos de la organización, para protegerlos efectivamente de los hackers y otros ciberdelincuentes.

New Call-to-action

El delito cibernético es una amenaza creciente en todo el mundo y se está convirtiendo en una forma habitual de perpetrar crímenes como el robo de información y dinero. Los riesgos de seguridad informática no solo pueden desencadenar pérdidas sino producir la interrupción de los negocios. Por eso, cada organización debe asegurarse de que se conocen y aplican las medidas de seguridad informática necesarias.

¿Están seguros los datos que tu empresa crea y almacena? ¿Sabes proteger la información que comparten tus clientes? Brindar un entorno seguro es fundamental para construir y mantener la confianza en el negocio y no hay mejor razón para priorizar la definición de una estrategia comprensiva de seguridad informática.

¿Qué es la seguridad informática y qué se entiende como cibercrimen?

El primer paso de una estrategia de seguridad informática es entender cuál es su objetivo. La meta de un plan de este tipo es proteger la tecnología e información del acceso accidental o ilícito, corrupción, robo o daño.

Podría decirse que la seguridad cibernética es un viaje continuo en la empresa, que debe revisarse y mantenerse constantemente actualizado, ya que forma parte de los procesos de negocio diarios.

El delito cibernético es la amenaza que se cierne sobre las organizaciones hoy día. También llamado delito informático, implica el uso de ordenadores e Internet para violar la ley. Los tipos más comunes de cibercrimen son las estafas en línea, el robo de identidad y fraude o los ataques a sistemas informáticos o sitios web corporativos.

¿Qué está en riesgo?

Cuando la seguridad informática se pone en jaque, peligran el dinero, la información, la tecnología y la reputación del negocio. Cualquiera de estos activos podría convertirse en objetivo de un ciberataque.

En concreto, la amenaza informática puede estar detrás de:

  • Registros financieros.
  • Registros de clientes o empleados e información personal
  • Planes de marketing o de negocios.
  • Nuevas ideas y descubrimientos innovadores.
  • Propiedad intelectual.
  • Aplicaciones patentadas o detalles de diseño de producto.

¿Quién podría ser una amenaza para el negocio?

Los ciberdelincuentes pueden ser un individuo o un grupo de personas que causan un ciberataque malicioso al negocio. Existen una variedad de perfiles, así como una amplia diversidad de objetivos.

Precisamente por esta razón, es importante conocer cuáles son los perfiles más típicos de ciberdelincuentes que pueden amenazar a la empresa y entre los que se encuentran los siguientes:

  1. Delincuentes. Ellos buscan obtener ganancias o información financiera, para ello, necesitan acceder ilegalmente al hardware y datos de la organización o interrumpir sus operaciones de algún modo.
  2. Clientes o socios de negocio. Su objetivo es lucrarse y, para ello, no dudarán en comprometer la información que la empresa les brinda con intenciones maliciosas.
  3. Competidores. En este caso, la seguridad informática de la empresa peligra cuando la intención de la competencia es obtener una ventaja sobre el negocio a cualquier precio.
  4. Empleados actuales o exempleados. En este caso, la amenaza puede no responder a un objetivo y producirse de forma involuntaria. El riesgo relacionado con este perfil es el de que comprometan, accidental o intencionalmente, la información sensible del negocio.

Tipos de ciberamenazas para su negocio

En función de la tipología de ciberdelincuentes y de su objetivo, se recurrirá a unos u otros métodos para vulnerar los sistemas de seguridad informática de la empresa y hacerse con la información que necesitan sobre el negocio, sus empleados y clientes.

Los hackers y ciberdelincuentes desarrollan varias formas de explotar las debilidades de la organización a este nivel, que tienen que ver con:

  • Robo o acceso no autorizado de hardware, ordenadores y dispositivos móviles.
  • Contaminación de dispositivos y ordenadores con virus y malware.
  • Ataques a la tecnología o sitio web de la empresa, pero también, en ocasiones a sistemas de terceros.
  • Envío de spam con correos electrónicos portadores de virus informáticos.
  • Aplicación de diversos métodos para obtener acceso a la información a través de los empleados (phishing).

¿Qué puedo hacer para proteger mi empresa de las ciberamenazas?

Para proteger cualquier empresa del delito cibernético, hace falta introducir medidas de seguridad informática tan sencillas y efectivas como las siguientes cinco:

  1. Desarrollar políticas y procedimientos claros para la empresa y sus empleados.
  2. Definir un plan de gestión de respuesta a incidentes de seguridad cibernética para respaldar a las políticas y procedimientos.
  3. Capacitar al personal existente y al de nueva incorporación en materia de seguridad informática, informándoles de los pasos a seguir si se plantea una amenaza o un incidente cibernético.
  4. Mantener ordenadores, sitio web y sistemas de punto de venta (POS) al día con todas las actualizaciones o parches de versiones de software.
  5. Asegurarse de realizar copias de seguridad de datos e información importante regularmente, para reducir el impacto del daño caso de producirse una violación de los sistemas.

Los efectos de un ciberataque para el negocio son siempre graves y pueden ir de la pérdida financiera (por robo de dinero o información o por la interrupción del negocio) a la pérdida de negocio (por el daño a la reputación o el daño a otras compañías en las que confía para hacer negocios).

La falta de seguridad informática siempre se traduce en pérdidas, como las mencionadas, y costes, como los del pago de multas originadas por sanciones o los de volver a poner en funcionamiento los sistemas afectados. Para evitar estas consecuencias, merece la pena no perder de vista a la amenaza y diseñar una buena estrategia de protección, que se deberá mantener actualizada.

Créditos fotográficos: Waitandshoot

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.