ADN Cloud

Innovación en la sociedad digital

Categorías
New Call-to-action

¿Para qué sirve la tecnología Blockchain? Sus usos más allá del Bitcoin

para que sirve la tecnologia
Tiempo de lectura: 3 minutos

Desde su creación, la tecnología Blockchain se ha asociado sobre todo con las criptomonedas, por lo que a menudo ha visto su reputación “manchada” por la falta de transparencia de algunas de estas monedas virtuales. Nada más lejos de la realidad: vamos a ver para qué sirve la tecnología Blockchain más allá del Bitcoin y cómo puede contribuir a mejorar productos y servicios digitales.

Qué es Blockchain, o “cadena de bloques”

La ventaja principal de Blockchain es su posibilidad de habilitar un sistema seguro y fiable de certificación de transacciones sin necesidad de terceras partes o intermediarios, descentralizando la gestión. La “cadena de bloques” que se genera, es un libro de cuentas compartido en el cual los registros se enlazan y además se cifran protegiendo la seguridad de las transacciones. La cadena se actualiza cada vez de forma descentralizada, y cada nuevo bloque se transmite a todos los nodos de la red, lo que asegura la veracidad de la información.

Para qué sirve la tecnología Blockchain

El enorme ahorro de coste que conlleva Blockchain, hace que las aplicaciones de esta tecnología a la vida cotidiana sean infinitas y además deseables y convenientes. Vamos a ver a continuación los principales usos:

  • Servicios financieros: más allá de las criptomonedas, las ventajas de Blockchain residen en la trazabilidad de las operaciones financieras o en la lucha al fraude.
  • Sistema de salud: mejorando la gestión de los historiales clínicos electrónicos, garantizando su integridad y privacidad, habilitando el acceso únicamente por parte de personal autorizado.
  • Manufactura: puede ser utilizado para garantizar la trazabilidad de cualquier bien, desde su fabricación, hasta su venta o reventa, o la prevención del fraude y la falsificación.
  • Logística: agilizando todos lo tramites que conlleva el transporte de bienes y mercancías, tanto su trazabilidad como seguridad, paso por aduanas, etc.
  • Gobierno: formando la base de todos los registros públicos (salud, transporte, justicia, legislación, votaciones, impuestos, pensiones, etc.) como es sucede en el caso de Estonia, país a la vanguardia mundial en este campo.
  • Donaciones: para proporcionar una mayor transparencia en donaciones a entidades sin ánimo de lucro y en su destino a proyecto concretos.
  • Retail: habilitando sistemas avanzados de fidelización de clientes, además de mercados descentralizados para el intercambio sin intermediarios de bienes y servicios.
  • Identidad digital: se puede construir un sistema de identificación en el cual solamente sería necesario aportar documentación una vez, para luego poder ser identificado por administraciones públicas y empresas privadas, a la hora de gestionar tramites o contratar servicios.
  • Contratos: en la gestión de los llamados “Smart contracts” entre cliente y proveedor, cuyo pago se activaría automáticamente cuando ambas partes acuerden que se han cumplido ciertas condiciones.
  • Productos culturales: para luchar contra la piratería, habilitando sistemas de seguimiento de derechos de propiedad intelectual y sus pagos relacionados, en sectores como la música o la fotografía.
  • Seguros: habilitando lo que se conoce como “seguros paramétricos”, es decir, aquellos en que la ocurrencia de una determinada circunstancia da automáticamente lugar al pago o indemnización.

El futuro de Blockchain: desaparecer

Si hoy en día el blockchain está en la boca de todos, su futuro podría ser radicalmente opuesto. Según Enrique Dans, el destino de Blockchain es “desaparecer”, no tanto en su sentido literal, sino haciéndose invisible pero presente detrás de todos los sistemas transaccionales.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.