ADN Cloud

Innovación en la sociedad digital

Categorías
New Call-to-action

Los dispositivos IoT: origen, presente y futuro cloud

dispositivos iot
Tiempo de lectura: 3 minutos

Los dispositivos IoT son parte del paisaje exterior de la empresa y también empiezan a provocar cambios en su infraestructura. Desde que el dato se convirtió en motor del cambio, procesos analíticos, creación de informes y compartición de información adquieren una importancia estratégica para la empresa.

Si ya con la transformación digital muchas organizaciones habían dado el salto al cloud, al avanzar en su madurez tecnológica y empezar a necesitar de la perspectiva de conocimiento vivo que ofrece el internet de las cosas, buscan optimizar su aprovechamiento de dos sistemas que se complementan realmente bien: la nube y los dispositivos IoT.

 

New Call-to-action

 

¿Qué son dispositivos IoT?

Los dispositivos IoT son dispositivos informáticos no estándar que se conectan de forma inalámbrica a una red y tienen la capacidad de transmitir datos.

La condición para considerarse como dispositivos IoT es que no sean inteligentes. Así, por ejemplo, un smartphone, una Tablet o un ordenador no podrían ser considerados como tales.

Dispositivos IoT en la nube

Aunque son dos entidades separadas, gran parte de la funcionalidad de la IoT depende de la nube. Del mismo modo, la nube actual no sería tan provechosa sin la gran cantidad de datos que los dispositivos IoT permiten almacenar. De hecho, la mayoría de información que contiene el cloud procede se origina en dispositivos conectados a IoT.

 

New Call-to-action

 

Uno de los efectos más grandes y obvios del IoT es la necesidad de mayores capacidades de almacenamiento dentro de los centros de datos del mundo. Los datos producidos por el IoT se dividen en una de dos categorías generales:

  • Grandes archivos: como capturas de audio, vídeo y registros. Normalmente se transfieren al almacenamiento y se procesan en una fecha posterior. Aunque estos archivos pueden requerir más capacidad de almacenamiento que los archivos más pequeños, por lo general requieren poca capacidad de procesamiento, ya que la mayoría de estos datos permanecen inactivos en una unidad o servidor hasta que se necesitan.
  • Bases de datos más pequeñas: son las que están basadas ​​en texto. Requieren más procesos de entrada y salida (I/O) puesto que es habitual que surja la necesidad de acceder a estos archivos y modificarlos, incluso durante el almacenamiento a largo plazo, por lo que la capacidad de procesamiento es una necesidad. Sin embargo, al contrario de lo que sucedía con los grandes archivos, éstos ocupan muy poco espacio, por lo que resultan idóneos para las unidades y servidores que presentan los centros de datos modernos.

Además de potencia de procesamiento y capacidad, al elegir proveedor cloud habrá que atender al coste de los servicios ofrecidos, para escoger el modelo de nube que mejor se adapta a las necesidades del negocio.

Futuro cloud de los distositivos IoT

En el futuro la nube seguirá siendo relevante para los dispositivos IoT, aunque, en contadas excepciones, el edge computing podría resultar una mejor alternativa.

Si lo más habitual será recurrir al cloud con la vista puesta en el largo plazo, para cantidades más grandes que se aprovecharán para un propósito fundamentalmente analítico; el edge computing podría convertirse en la alternativa para enfoques de almacenamiento de cantidades de datos no excesivamente grandes y a corto plazo.

Teniendo en cuenta que el IoT generará aproximadamente 44 billones de gigabytes de datos para 2020 (IDC), y se espera que aumente a partir de ahí, la solución para las organizaciones más inteligentes será empezar a buscar la forma de integrar ambos conceptos, cloud y Edge computing, para explotar todo el potencial de conocimiento de sus dispositivos IoT.

 

Créditos fotográficos: metamorworks

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.