cloud
Tiempo de lectura: 3 minutos

La evolución de los sistemas de algoritmos, la computación cuántica, el IoT y la tecnología blockchain están cambiando la nube. El primer cloud conocido no se parecía al que las empresas y particulares usan hoy.

Desde ahora hasta dentro de dos años, se espera que los cambios se produzcan a una velocidad aún mayor. ¿Se aproximan nubarrones o descubriremos un cloud aún más atractivo?

Cloud computing: pronósticos. Con la vista puesta en 2020

Al menos la mitad del gasto de TI estará basado en la nube en los próximos meses, llegando al 60% de toda la infraestructura de TI y al 60-70% de todos los gastos en software, servicios y tecnología para 2020 (IDC).

Estos datos confirman que el gasto en informática en la nube está creciendo a 4,5 veces la tasa de gasto de TI desde 2009, un ritmo que se espera llegue a ser seis veces superior en la recta final hasta 2020 (IDC).

En concreto, llaman la atención tres cifras:

  • El gasto en la nube empresarial está creciendo a una tasa de crecimiento anual compuesta del 16% entre 2016 y 2026. SiliconANGLE
  • El gasto en IT-as-a-Service para centros de datos, software y servicios alcanzará los 547 mil millones de dólares a fines de 2018. Deloitte
  • El mercado de aplicaciones en la nube crecerá más rápido y se espera que para el año 2020 sea un 17% más alto de lo que lo fue en 2014. Forrester

Pero no todo son oportunidades. Las estadísticas sobre el entorno cloud también revelan que, tal y como se publica en Medium, los problemas de seguridad continuarán prevaleciendo en 2018, lo que significa que veremos que más compañías de seguridad cibernética tendrán nuevas opciones de seguridad en la nube. Por esta razón, IDC espera que los ingresos globales en tecnología de seguridad alcancen los 101.6 mil millones de dólares en 2020.

En relación con este tema, y aunque algunos dispositivos IoT están proporcionando gran valor a los consumidores de todo el mundo, el movimiento de Internet de las cosas se ha estancado. El problema tiene que ver con la funcionalidad, que no termina de ser suficiente, puesto que no basta con conectar sensores y esperar a que el cloud resuelva la ecuación, para eso también hace falta expertise; y también con los riesgos de seguridad y el acceso de los hackers a dispositivos habilitados para la red, una realidad que ha llevado a muchos consumidores a dudar de esta tecnología

Cuando se habla de cloud y de seguridad, inevitablemente debe hacerse referencia a Blockchain, otra de las tecnologías a tener muy en cuenta. Su potencial para afectar el cambio ambiental, económico y social consigue que la computación basada en la nube genere resultados reales. Protocolos, aplicaciones y otros avances que van surgiendo alrededor de la cadena de bloques son precursores de grandes oportunidades en el desarrollo de la nube y no hablamos sólo de criptomonedas.

Al mismo tiempo, con más avances en algoritmos y aprendizaje automático, es probable que den los próximos años la computación en la nube sea aún mejor y ofrezca experiencias de usuario de mayor calidad y una mayor eficiencia. Cuando el cloud computing alcance su pleno potencial, el aumento en el valor que ofrece la industria será evidente, pero, hasta llegar a ese punto, la evolución en la infraestructura digital permitirá beneficiarse de grandes ventajas.

La computación cuántica está muy relacionada con estos beneficios extra, ya que tiene el poder de mejorar en gran medida el procesamiento de big data, en especial en lo concerniente al procesamiento paralelo masivo de datos no estructurados. La transformación que puede obrar en la computación llevaría la nube a un nivel superior, un estadio que dentro de poco podrán experimentar más empresas y usuarios.

New Call-to-action