ADN Cloud

Innovación en la sociedad digital

Categorías
New Call-to-action

Empresa digital: definición, características y cumplimiento

empresa digital
Tiempo de lectura: 4 minutos

Una empresa digital es un tipo de organización que basa su competitividad en la utilización o desarrollo de tecnología. Sus procesos y operaciones experimentan un aumento del rendimiento y la eficiencia gracias a la ventaja competitiva que les da la infraestructura, sistemas, aplicaciones y capacidades tecnológicas de que disponen.

¿Qué es una empresa digital?

En el año 2013, Gartner afirmó que todas las compañías son una empresa digital, haciendo referencia al alcance y calado de la tecnología, en sus diferentes formas, que llega a todos los sectores de la economía.

Uno de los avances que mayor impacto ha tenido en la digitalización del tejido empresarial ha sido el cloud. La introducción de la computación en la nube promueve el cambio hacia un nuevo modelo de negocio más flexible y ágil.

Gracias a la escalabilidad de los servicios en la nube, todos los procesos internos, desde la contabilidad, el correo electrónico y los recursos; y externos, relaciones con clientes, proveedores, distribuidores y socios; se gestionan en este nuevo entorno que permite adaptar los recursos a las necesidades reales del negocio en cada momento.

Cómo convertirse en una empresa digital

La transformación digital es el camino que lleva a un negocio a convertirse en empresa digital. Pero, antes de iniciar este recorrido, las empresas que quieren llegar a su punto óptimo digital necesitan responder a algunas cuestiones, como las siguientes:

  • Qué valor les puede entregar el entorno digital.
  • Cómo la migración a la nube puede mejorar sus procesos.
  • Cuáles son los riesgos y desafíos a que deberán enfrentarse.
  • Cuáles son las

En el momento en que la adaptabilidad es una realidad en el modelo de negocio empresarial, que opera con toda la flexibilidad que le permite el cloud, puede ser demasiado tarde para reparar en cuestiones como la necesidad de tener una versión única de la verdad. Cuestiones como las relacionadas con el master data management o el gobierno de los datos deben, por ello, preceder a cualquier migración.

Y, finalmente, toda futura empresa digital necesita ganar en perspectiva y comprensión acerca de sus carteras de clientes. Quiénes son, dónde están, qué necesitan y cuáles son sus hábitos son cuestiones que necesitan una respuesta. Algo que puede no ser tarea fácil, en especial en el caso de organizaciones divididas en diferentes funciones o geografías; pero que no puede obviarse, puesto que los clientes digitales esperan una experiencia totalmente coherente y consistente.

Cumplimiento: un reto para la empresa digital que comienza por el GDPR

Además del foco en los datos, la visión customer centric y el soporte tecnológico, la empresa digital se define por otro aspecto: la seguridad. El ajuste progresivo de las normas legales relativas al procesamiento y la protección de los datos personales es una realidad que afecta a la empresa digital.

El objetivo de la nueva normativa, con el GDPR a la cabeza, es superar los desafíos del desarrollo tecnológico y la globalización, que han propiciado la disponibilidad sin precedentes y el uso generalizado de los datos personales. Por datos personales se entienden todos los que hacen identificable a una persona física, incluidos los DNI o números de pasaporte, datos de ubicación, identificadores en línea, datos fiscales, identidad fisiológica, genética, mental, económica, cultural o social, entre otros.

El nuevo marco legislativo hace que, de ahora en adelante, las empresas deban plantearse la minimización de datos, lo que significa que debe reducirse al mínimo absoluto:

  • El alcance de los datos recopilados.
  • Los fines de su procesamiento.
  • Su almacenamiento.

Aunque parece complicado conseguirlo en tiempos de Big Data, es preciso fijarse esta meta. Por lo tanto, no más recopilar y almacenar datos por si acaso fueran necesarios en el futuro, que era un enfoque muy común para el almacenamiento de datos, desde que gracias al cloud el coste era muy reducido, y más racionalización de prácticas tan generalizadas como recopilar contactos de correo electrónico para marketing y ventas o incluso diseñar formularios de registro de cuenta de usuario.

Dentro de la priorización del cumplimiento, el GDPR ha marcado un hito. Y es que su incumplimiento también podría afectar la imagen de la empresa digital, por ejemplo, si no se implementan las medidas de seguridad adecuadas para proteger a las personas y sus datos de ataques cibernéticos y filtraciones.

Las empresas siempre han confiado en la tecnología para innovar y mejorar la productividad, pero, en los últimos años, hemos visto una explosión de tecnologías, como los dispositivos móviles, las redes sociales y Big Data. Todos estos avances configuran a la empresa digital, al traducirse en oportunidades y amenazas que le obligan a tomar decisiones y actuar. Conocerlos es el primer paso para encontrar soluciones efectivas. ¿Tienes claro que la seguridad y el cumplimiento han de ser una prioridad en la empresa digital?

 

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.