• Flock of wintering Barnacle Goose(branta leucopsis)in wadden Sea,East Frisia,lower saxony,Germany

#ADNCLOUD

Innovación en la sociedad digital

Categorías

Comprar servidor físico VS Cloud: qué tener en cuenta

comprar servidor
Tiempo de lectura: 9 minutos

Un servidor es un programa informático que ofrece ciertas funcionalidades a otros programas, llamados “clientes”. Sin embargo, se suele llamar servidor también a la computadora física que lo aloja.

Frente al actual entorno tecnológico y de negocio en constante evolución, las inversiones necesarias para comprar un servidor físico y los gastos asociados a su operación y mantenimiento se hacen cada día más difíciles de justificar. En este sentido, el auge del Cloud Computing permite a las empresas de todos los tamaños ahorrar estos costes de forma importante.

Qué es un servidor

En informática, a la base del modelo llamado “cliente-servidor” hay dos componentes principales: el servidor, que provee funcionalidades, llamadas también “servicios” y el cliente, que se conecta al servidor realizando una petición y recibiendo respuesta. Aunque en este modelo la separación entre cliente y servidor es sobre todo lógica, en la realidad los servidores suelen ser maquinas distintas que se conectan a través de una red o de Internet.

Un programa de tipo servidor tiene necesariamente que contar con unos recursos hardware suficientemente potentes para poder llevar a cabo operaciones que a menudo son muy complejas y requieren realizarse con estrictos requisitos, como: velocidad de computación, capacidad de almacenamiento, seguridad de la información, continuidad del negocio y recuperación ante desastres. Por esto, el servidor suele alojarse tanto en computadoras con ciertas características, también llamadas servidores.

Comprar servidor: cuándo es necesario

Comprar servidor es una decisión que hay que tomar con cierto cuidado, pero si se hace de forma correcta puede impulsar de manera dramática nuestro negocio, incrementando la eficiencia y reduciendo los costes.

¿Cuándo es necesario un servidor? Veamos los casos más típicos:

  • Cuando queremos ofrecer funcionalidades internas a la empresa, como: una red local, aplicaciones centralizadas (ERP, CRM, etc.), almacenamiento, base de datos, copias de respaldo, correo electrónico, gestión de perfiles de usuario, conexión remota y muchas más.
  • Cuando necesitamos alojar nuestra web, ya sea una página corporativa o un e-commerce.
  • Cuando vamos a proporcionar servicios informáticos avanzados a nuestros clientes a través de Internet.

Comprar servidor: tipos y características

A la hora de comprar servidor, la primera decisión que tenemos que tomar es si queremos adquirir e instalar servidores físicos, o si nos decantamos por un servidor en la Nube. Esta elección no es trivial ya que implica importantes consecuencias para nuestra empresa: desde los costes necesarios a la necesidad de contar con espacio físico adecuado y personal especializado.

¿Cuáles son las principales diferencias entre servidor físico y en la Nube?

  • Un servidor físico es un ordenador especialmente diseñado para realizar sus funciones específicas y para funcionar bajos determinados requisitos. Un servidor físico comporta un gasto importante, ya que en nuestro presupuesto tenemos que considerar que necesitaremos otros dispositivos como routers, switches, SAIS y generadores, sistemas de refrigeración, sistemas de seguridad, y de extinción, además del espacio físico ocupado y el coste de las obras necesarias.
  • Por otro lado, un servidor en la Nube es un servicio que se contrata a una proveedor externo, y por esto no reside en nuestra empresa y no necesita ni de espacio y, en mucho caso, tampoco de personal especializado, ya que la configuración y el mantenimiento se pueden incluir en el mismo paquete de servicios.

Las 8 ventajas de la Nube VS comprar servidor

Contratar un servidor Cloud presenta múltiples ventajas frente a comprar servidor físico:

  1. En primer lugar, mover nuestros servidores a la Nube supone un importante ahorro de costes de infraestructura, pero también del personal dedicado a su operación, administración y mantenimiento.
  2. Además, todos los costes e inversiones en compras de bienes relacionados a un servido físico, que irían a engrosar el CAPEX, pueden ser trasladados a OPEX gracias al pago por uso de servicios Cloud.
  3. En este sentido, la nube nos permite también reducir nuestra dependencia de la financiación externa, ya que los costes se trasladan a pagos por uso con periodicidad mensual, eliminando la necesidad de grandes desembolsos iniciales.
  4. Sin embargo, la ventaja principal de un servidor en la nube es representada por la oportunidad de beneficiarnos de una actualización tecnológica constante, lo que es de extrema importancia considerando el creciente ritmo de evolución de las tecnologías digitales. Además, se eliminan los riesgos que estaban representados por la obsolescencia de las herramientas y la discontinuidad en el soporte por parte de los proveedores.
  5. Por otro lado, la alta escalabilidad de una solución en la nube nos permite poder aumentar o disminuir los recursos contratados según nuestras necesidades en tiempo real, sin que esto se traduzca en la compra de dispositivos o herramientas adicionales y en los gastos de migración.
  6. También se reducen los riesgos de seguridad, ya que la actualización constante de las herramientas tecnológicas proporcionadas como servicio en la nube comporta la adecuación a los nuevos requisitos y retos de seguridad introducidos por ataques cibernéticos, el descubrimiento de vulnerabilidades o el cambio del entorno legal.
  7. Finalmente, el Cloud permite a una empresa externalizar aquellas funciones que no son explícitamente necesarias, y centrarse en el core de su negocio. Esto es extremadamente importante para empresas de tamaño pequeño o para startups que quieren estar enfocadas en sus procesos de negocio y dejar las cuestiones no fundamentales en la mano de proveedores especializados.
  8. Por último, y no por esto menos importante, la rápida evolución tecnológica y un entorno de negocio constantemente cambiante introducen un riesgo importante a la hora de planificar inversiones en tecnologías que pueden afectar a los años a seguir. En este sentido, moverse al Cloud reduce enormemente el riesgo a equivocarnos debido a la alta flexibilidad de las soluciones que se pueden adaptar a cambios en nuestras necesidades y requisitos.

Tipos de servidores en la Nube

La gran flexibilidad de la Nube unida a los tres niveles de servicio disponibles (IaaS, Paas, Saas) y a los tres tipos de Nube (Pública, Privada Híbrida), permiten una gran variedad de modalidades a la hora de contratar un servidor en la Nube. Veamos las principales:

  • Servidor dedicado: es una maquina dedicada, que, en vez de alojarse en nuestras oficinas, se ubica en los centros del proveedor. Permite tener a disposición toda la potencia de computación y almacenamiento del servidor y altos estándares de seguridad. Es ideal para grandes proyectos con elevados requerimientos, pero es necesario disponer de personal con conocimiento adecuado en administración.
  • Servidor VPS (Virtual Private Server): se trata de entornos virtuales que se crean en servidores dedicados, que, de esta manera, comparten sus recursos entre varios usuarios. Es útil para proyectos más pequeños.
  • Servidor Cloud: se trata de servidores virtuales que además se distribuyen en distintas máquinas o centros de datos. Permiten alta resistencia a los fallos y una excelente escalabilidad, pudiéndose adaptar a proyectos con requerimientos muy variables en el tiempo o con altas expectativas de crecimiento.

Nube Híbrida: lo mejor del Cloud

Con las ventajas del Cloud, comprar servidor ya no es una prioridad para una empresa. Sin embargo, el nuevo entorno legal introducido por el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) podría cambiar las reglas del juego. Y, en este sentido, el Cloud Híbrido viene en nuestra ayuda. Con un entorno híbrido, es posible disponer de servidores dedicados en una nube privada para los datos que necesitan un mayor nivel de protección, y de servidores Cloud en la nube pública que nos permita escalabilidad, y al mismo tiempo beneficiarnos de las capacidades híbridas para conectar y unificar todas nuestras nubes, servicios y datos.

Según un estudio de NTT, casi dos tercios de las grandes compañías europeas ya tienen en marcha una estrategia de Cloud Híbrido y se benefician de ventajas como una implementación más rápida, una mejor agilidad empresarial y una reducción de costes.

Comprar servidor, una necesidad para cualquier empresa

Como hemos visto, un servidor es necesario para toda empresa que quiera emprender su camino hacia la digitalización, tanto para gestionar de forma más eficiente y segura sus servicios internos y aplicaciones de gestión, como para ofrecer mejores servicios a sus clientes. Por lo cual, la pregunta que debemos hacernos no es tanto si comprar servidor, sino donde alojarlo, y la respuesta más eficiente en la gran mayoría de los casos es en la Nube.

Material relacionado

Artículos

eBooks

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.