• Flock of wintering Barnacle Goose(branta leucopsis)in wadden Sea,East Frisia,lower saxony,Germany

#ADNCLOUD

Innovación en la sociedad digital

Categorías
New Call-to-action

Cómo compartir archivos en la nube de forma segura

Tiempo de lectura: 5 minutos
Valora el post

Compartir archivos en la nube es una práctica cada día más utilizada, tanto por individuos como por empresas. Este servicio es posible gracias a las ventajas que nos brinda el Cloud Computing en términos de almacenamiento remoto y acceso virtualmente ilimitados. En este artículos se explican los distintos tipos de servicios para compartir archivos en la nube y se dan algunas buenas prácticas para compartir archivos sin poner en riesgo nuestros datos y equipos.

New Call-to-action

¿Qué es compartir archivos en la nube?

Compartir archivos en la nube significa poner a disposición de diferentes usuarios unos archivos que precedentemente han sido almacenados en la nube. Compartir archivos en la nube guarda sustanciales diferencias con otras prácticas similares, que sin embargo tienen finalidades totalmente distintas:

  • Copias de seguridad en la nube: también en este caso se almacenan nuestros datos en la nube; sin embargo se hace con el objetivo de poder recuperar un conjunto entero de datos (un disco, una base de datos, etc.), y no para compartir archivos en concreto.
  • Sincronización en la nube: nos permite guardar en la nube una copia exacta de nuestros archivos y carpetas; es posible compartirlos, pero hay que tener en cuenta que al borrar los ficheros de origen, se eliminarán también en la nube.

Las ventajas de compartir archivos en la nube

Son muchas las ventajas de compartir archivos en la nube que pueden ayudarnos a reducir los costes y a impulsar la agilidad de nuestro negocio. Entre ellas, destacan:

  • El trabajo colaborativo, entre distintas personas y grupos de la empresas o entre organizaciones.
  • El soporte a la movilidad del personal, que pueden trabajar tanto desde la oficina como de forma distribuida, desde cualquier lugar.
  • La posibilidad de compartir archivos entre múltiples dispositivos, tanto PC, como móviles.
  • El incremento de la seguridad frente a fallos de los equipos y soportes físicos, o la pérdida y el deterioro de los archivos.
  • El ahorro de espacio que supone poder almacenar estos archivos en la nube.
  • El ahorro de costes al no tener que implementar estos servicios en servidores propios.

Compartir archivos en la nube: principales riesgos

Por otro lado, hay que tener en cuenta una serie riesgos a los cuales nos exponemos si decidimos compartir archivos en la nube:

  • El acceso no autorizado a los archivos, si no gestionamos de forma correcta los permisos que otorgamos a los distintos usuarios con los cuales los compartimos.
  • Brechas de seguridad, si compartimos de forma accidental archivos con información confidencial o sujetas a privacidad, o si estos archivos son accedido de forma ilegal o mediante un ataque cibernético.
  • Perdida de datos, ya que dependeremos de los posibles fallos que pueden sufrir las infraestructuras del tercero que nos presta el servicio.
  • Incumplimiento de las normativas de protección de datos personales, ya que nuestro proveedor – y, sobre todo, sus servidores – podrían no estar ubicados en nuestro país y no estar sujetos al cumplimiento de sus leyes.

La mayor parte de estos inconvenientes se pueden paliar eligiendo un proveedor que nos asegure previamente de forma contractual unos niveles de servicio (contratos SLA – Service Level Agreement) que se adecuen a nuestros requisitos.

Servicios para compartir archivos en la nube

Almacenar archivos en la nube y compartirlos es posible gracias a la disponibilidad de numerosos servicios. Sin embargo no todos ellos son iguales, ni se adecuan a cada empresa. Principalmente hay cuatro tipologías de servicios para compartir archivos en la nube:

  • Servicios gratuitos en la nube: ofrecen funcionalidades y capacidad de almacenamiento limitadas, pero podrían ser útiles para empresas de tamaño pequeño.
  • Servicios de pago en la nube: además de mayores funcionalidades, suelen ofrecer acuerdos de nivel de servicio.
  • Servicio sobre nube privada: permiten compartir archivos desde una nube privada, creada sobre nuestros propios servidores y sistemas de almacenamiento.
  • Servicios P2P (peer to peer): permiten compartir archivos directamente de ordenador a ordenador, eso sí, en la mayor parte de los casos, sin pasar por la nube.

Buenas prácticas para compartir archivos en la nube de forma segura

Compartir archivos en la nube es fácil, pero hacerlo de forma segura requiere la implementación de ciertas políticas de seguridad. Algunas buenas prácticas son las siguientes:

  • Implementar procedimientos de clasificación de la información, para determinar cuáles archivos pueden ser compartidos y cuáles no, por confidencialidad o normativa de protección de datos.
  • Implementar una política de permisos para los distintos usuarios con los cuales compartimos los archivos. Se trata de otorgar distintos permisos, que pueden ser de lectura, escritura o descarga. La mayor parte de las aplicaciones en el mercado proporcionan estas funcionalidades.
  • Implementar herramientas que nos permitan la trazabilidad de los accesos a la información y por parte de qué usuarios.
  • Dotarse de herramientas de cifrado de los archivos almacenados en la nube, con el objetivo de garantizar la confidencialidad de la información.
  • Asegurarse de que los servicios que utilizamos implementen medidas de respaldo de su información, para garantizar la seguridad de nuestros archivos.
  • Implementar medidas básicas de seguridad de nuestra cuenta en los distintos servicios, como generar contraseñas seguras y modificarlas de forma periódicas.
  • Finalmente, contar en los equipos con software antivirus y antimalware para asegurarnos de la confiabilidad de los archivos que se han compartido en la nube.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad, INCIBE, ha redactado un útil documento de recomendaciones a la hora de elaborar una política de almacenamiento en la nube.

En conclusión, son muchas las ventajas de compartir archivos en la nube. Sin embargo, tenemos que se conscientes de los principales riesgos de seguridad asociados a estas prácticas. Si tomamos las medidas de seguridad necesarias, podremos compartir archivos en la nube de forma segura y gestionar nuestro trabajo de forma más ágil.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.