ADN Cloud

Innovación en la sociedad digital

Categorías
New Call-to-action

Cloud computing: qué es y cómo beneficia a tu empresa

cloud computing
Tiempo de lectura: 4 minutos

La adopción de la nube va en aumento y cada día, más empresas inician su migración a este entorno. Avanzan hacia un futuro cloud computing mediante banda ancha, sin importar su tamaño, industria o ubicación. Allí, en la nube, grandes corporaciones y PYMEs se benefician de este nuevo sistema de distribución y sus servicios, que impulsan su desarrollo, les brindan nuevas oportunidades de innovación y consolidan su propuesta de valor, elevándola hasta llegar a niveles de mayor competitividad y calidad.

Ventajas del cloud computing

Las principales características de la computación en la nube son el motivo por el que esto es posible. Entre los atributos más destacables de cloud computing cabe destacar los siguientes:

  • Precio reducido
  • Escalabilidad
  • Independencia
  • Agilidad
  • Elasticidad
  • Mejor rendimiento
  • Mayor seguridad
  • Fácil mantenimiento

Las empresas que deciden dar el salto a la nube se benefician de la posibilidad de acceder a una amplia gama de aplicaciones online, diseñadas con propósitos muy diferentes y aptas para cubrir las necesidades cambiantes de negocio. También pueden disfrutar de capacidades de almacenamiento externo ampliadas y sin límite, la única restricción será la que se autoimpongan al firmar el contrato de servicio que, por otra parte, siempre puede modificarse para añadir o quitar capacidad.

Además de la posibilidad de conectarse a sus datos desde cualquier parte y en cualquier momento y del acceso a la forma más eficiente de establecer comunicaciones globales, que aumentan las posibilidades de compartición de archivos y mejoran las comunicaciones; las empresas que optan por cloud computing destacan la seguridad avanzada como uno de sus atributos diferenciales. Y es que los proveedores de la nube ofrecen a sus clientes medidas de seguridad de alta fiabilidad, de forma conjunta con servicios de backup y copia de seguridad automática, para que la pérdida o vulneración de la información empresarial deje de ser una preocupación.

Por todo ello, entre las ventajas del cloud computing señalaríamos las siguientes:

  • Ahorro de gastos de software, hardware, seguridad y soporte.
  • Flexibilidad tecnológica que optimiza la adaptación de la empresa a las circunstancias de mercado.
  • Aumento del rendimiento y productividad de todas las unidades de negocio, así como de la calidad de sus procesos.
  • Eliminación de barreras geográficas, temporales, económicas y de conocimiento que pudieran poner trabas a la expansión de la empresa.
  • Posibilidad de tener un mayor control del gasto, la utilización de recursos y las oportunidades que se derivan de la propia actividad empresarial.

Cómo se llega a la nube

El año 1999 marca uno de los hitos más importantes en la historia del cloud computing. La llegada de Salesforce.com supuso un antes y un después, ya que fue un sitio web pionero en la oferta de aplicaciones de negocio online. Ninguna otra página web había apostado por un concepto similar hasta este momento.

Salesforce hizo posible que proveedores de software pudieran transmitir sus aplicaciones a través de la red a un público global y heterogéneo formado por empresas de todo el mundo.

Llegado 2002 sucedió otro acontecimiento a tener en cuenta y que marcó el futuro del cloud computing. En ese año, la plataforma de Amazon, por primera vez, ofrecía servicios en la nube de distribución, almacenamiento y computación.

Sin embargo, de computación en la nube como tal no se habló hasta 2006, momento en que empezaron a proliferar los sitios de distribución de servicios de Internet. Proveedores a gran escala como Amazon (Amazon AWS), Google (Google Cloud Services) o Microsoft (Microsoft Azure) crearon sus propias interfaces abriéndonos las puertas a una nueva tecnología.

El acceso remoto al procesamiento de datos a través de la red, al almacenamiento de archivos y a diferentes tipos de software funcionan como una virtualización de múltiples aplicaciones que no necesitan ser instaladas de manera localizada en los ordenadores.

En la nube, los usuarios tienen a su disposición un gran número de servicios, entre los que se diferencian tres variantes:

  • IaaS
  • PaaS
  • SaaS

Además de estas tres variantes de servicios, también podemos destacar tres tipos de despliegue. Así, el Cloud puede ser público, privado o híbrido. Pero, a pesar de que estos tres tipos de nube son los más comunes, se debe hacer referencia a otro modelo que ha surgido recientemente: la nube comunitaria, que es aquella que es propiedad de las organizaciones, las cuales, tienen como objetivo ofrecer servicios específicos tales como seguridad o política, entre otros.

Cloud computing impulsa la autonomía de la empresa, al tener la capacidad de adaptarse a todas las demandas que van surgiendo. Allí, en la nube, las organizaciones pueden almacenar cualquier tipo de información, que quedará disponible para responder consultas en el instante en que el usuario lo necesite.

Cloud computing permite optimizar el modelo de negocio y forma parte del futuro empresarial, por su sencillez de uso y las grandes ventajas a las que está asociado.

¿Buscas impulsar la agilidad en tus procesos? ¿Quieres conoces los pros y contras de la nube? ¿Conoces los diferentes tipos de servicios en la nube que existen?

Amplia tu información con el ebook gratuito que te ofrecemos, Cloud computing y cómo mejorar tu compañía con él”.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.